Bancos y Cajas de Ahorros. Historia


La modernización y el desarrollo económico de España a finales del siglo XIX tuvo en el sector bancario un factor principal. Las Cajas de Ahorro, implantadas en las provincias de mayor dinamismo económico, tuvieron un crecimiento muy importante durante la Restauración. En 1868 existen 4 en Cataluña, 2 en Valencia, 2 en Cádiz, y 1 en Sevilla, Madrid, Valladolid, Burgos, Vitoria y Bilbao. Coincidiendo con el reinado de Alfonso XII, y con la concesión del monopolio de emisión de billetes al Banco de España en 1874, se abría un periodo de expansión para la banca española. El modelo de implantación de la banca dibujó un triángulo cuyos vértices eran Barcelona, Madrid y el País Vasco. Barcelona contaba, en 1922, con 23 entidades bancarias. 15 tenía Madrid, y 12 en el País Vasco, 7 de ellas en Bilbao, 4 en San Sebastián y 1 en Vitoria. En las Baleares había 12 entidades bancarias y, a mucha distancia, le seguían las 6 de Asturias, 4 de Zaragoza y Tarragona, y 3 de Santander y Valencia. La expansión territorial de la banca española continuó por un número de provincias, que contaban con una sola entidad bancaria. Un hito importante en este proceso fue la pérdida de Cuba y Filipinas, en 1898. Este hecho produjo una importante repatriación de capitales, que dio lugar a la creación de bancos como el Hispano-Americano, en 1900, el Vizcaya, en 1901 o el Español de Crédito, un año más tarde.